Uno de los principales enemigos del fotógrafo es la falta de nitidez en la fotografía, conocido técnicamente como trepidación.

Si queremos conseguir resultados profesionales tendremos que trabajar este punto y evitar en la medida de lo posible que nuestras fotografías estén trepidadas.

Podemos citar algunos consejos para obtener nitidez en nuestras tomas:
1. Usar trípode.
Es un engorro, pero sin duda es la forma mas eficaz de evitar la trepidación. Una trípode robusto y el uso de un disparador a distancia nos garantizarán una foto muy nítida. Si no disponemos de disparador a distancia podemos usar el temporizador de nuestra cámara. En ambos casos evitamos tocar el disparador de nuestra cámara y el consiguiente movimiento de la misma.
2. Usar la apertura correcta para nuestra lente.
Como norma general podemos decir que la apertura de nuestra lente con la que obtendremos las imágenes mas nítidas son aquellas dos que quedan por debajo de la apertura máxima que permite la lente. Es decir, para una lente con apertura máxima de f5.6, las aperturas mas recomendadas son las dos siguientes: f6.3 y f7.1 (en el caso de una lente Nikkor 18-55mm).
3. Disparar con una velocidad de obturación adecuada.
Si no disponemos de trípode tenemos que encontrar la velocidad de obturación adecuada para evitar la trepidación. Para calcular esta velocidad basta con conocer la focal de nuestro objetivo, si ésta es de hasta 200mm, la velocidad no deberá ser menor de 1/200.
4. Usar ISO bajas.
Siempre que la luz nos lo permita, usaremos valores ISO lo mas bajos posibles.

Quizás con un poco de buena voluntad puedan ver al fotógrafo (yo) reflejado en el ojo del halcón.
Las tres fotografías NO tienen ningún retoque, están tal cual salieron de la Nikon, la última es solo un Zoom de la primera.
En general, cuánto mejor sea nuestro objetivo, mas nitidez encontraremos en nuestras fotos. Lamentablemente esto va de la mano de un mayor precio de la lente, pero aplicando los consejos anteriores sacaremos el máximo provecho a nuestro equipo.